Debemos empezar a preocuparnos por el fútbol peruano

¿No les pasa que sienten una gran preocupación cada vez que un club peruano juega un torneo internacional? Bueno, el miércoles 18 de mayo, el club Alianza Lima cayó derrotado por 2-0 de local contra el club Fortaleza de Brasil, esto por la Copa Libertadores de América, alargando así una terrible racha de 28 partidos consecutivos sin ganar de forma internacional. Esto ya figura como un récord negativo ya que ningún club sudamericano había tenido una racha tan larga y negativa y esto termina dejando en claro, una vez más, que la liga peruana es la menos competitiva de Sudamérica

Un día antes de aquel partido, el club Sporting Cristal tampoco fue capaz de ganar empatando cero a cero contra Talleres de Córdoba de Argentina y con ello, ninguno de los dos equipos ha sido capaz de ganar un partido en esta edición de la Copa Libertadores, habiendo pasada cinco jornadas desde su inicio. Queda demás decir que ambas escuadras ya están eliminadas por lo que ya no se están jugando nada más que el honor.

La situación cada vez se vuelve más grave y la distancia que nos sacan las demás ligas y equipos de Sudamérica se está haciendo mucho más notoria y esto ha sido ocasionado por el poco profesionalismo que existe en nuestra liga. Lo cierto es que en vez de hacer algo para revertir esta situación, más da la impresión de que nos queremos quedar en la mediocridad y que solo vamos a jugar la copa para recibir el dinero que se otorga por participar de ella.

Son muy pocos los clubes peruanos que buscan generar un cambio ante esta situación. Solo las escuadras de Alianza Lima, Sporting Cristal, Melgar, San Martín y Cienciano han mostrado interés por querer trabajar de forma profesional para conseguir un cambio positivo, pero esto no es suficiente, ya que una liga no puede ser competitiva y mucho menos profesional solo con cinco clubes. Tendrían que ser los veinte equipos que juegan en la primera división de Perú los que quieran revertir esta situación, pero esto simplemente no ocurre.

Viendo esto, una vez más, deberíamos sentirnos más que afortunados por contar con Ricardo Gareca en la selección peruana ya que aun teniendo todos estos problemas, ha sido capaz de llevarnos una vez al mundial y a un repechaje que, de todo salir bien, significaría una segunda clasificación al mundial de forma seguida, algo que solamente sucedió una vez en la historia de nuestra selección cuando clasificamos al mundial de Argentina en 1978 y al de España en 1982.

Debemos empezar a tomar conciencia y no dejar que la euforia de estar cerca de ir a otro mundial nos distraiga y empezar a exigir cambios en la federación peruana de fútbol que poco o nada hace para cambiar el mal rumbo que están teniendo los clubes peruanos y que también, puede que tenga la selección peruana en las siguientes eliminatorias si es que no se hace nada el respecto. La selección peruana es un gran espejismo de lo que realmente es el fútbol peruano hoy en día.

Deja un comentario