Me rechazó una chica en dos lugares solo por no tener mi “inhalador”

¿Te han rechazado en una cita y se fueron corriendo solo por no tener un bendito “inhalador”? Bueno, a mí sí. La chica que me gustaba, me rechazó en dos oportunidades y en situaciones distintas. En este corto testimonio quiero contarte cómo han sido esos dos momentos que fueron críticos para mí y luego he aprendido a no sentirme menos por padecer la tan terrible Fibrosis Quística, mejor conocida como FQ. Atento a lo que estás a punto de leer.

Una amiga del instituto -que me llamaba mucho la atención- me habló en una clase que compartíamos juntos y me pidió que la acompañe a un centro comercial. No perdí tiempo y le dije si después, podía acompañarme por un Frapuccino (la salida la tomé como una cita) y aceptó. Llegando para tomar las bebidas, me dio un “ataque” (por decirlo así) respiratorio. Necesitaba urgente mi inhalador, pero no lo tenía conmigo. Le comenté que sufría de FQ y le dije que me acompañe a una farmacia, pero en ese momento “su papá iba a recogerla en dos minutos” y se fue.

Quedé con unas amigas y amigos del instituto en salir un fin de semana. Cuando nos encontramos, estaba la chica que me gustaba y cuando me acerqué a saludar a todos, lo único que hizo ella fue darme la mano. Me sentí incómodo porque los demás saludos fueron con besos y abrazos. Creo que, al no entender lo que padezco (FQ), me tuvo cierto rechazo. Sin embargo, estos “percances” que tuve, no me hicieron sentir menos. En la siguiente publicación, les voy a contar que hice para llevar una socialización “normal”.

Autor: Caroline Quintana Núñez

Hola, soy Caroline, tengo 29 años, y me gusta cantar y bailar, es mi manera favorita de relajarme y soy una amante de los animales.

Deja un comentario